NO ME LIMITES

– POR MEGAN BOMGAARS

Hola, docentes. Mi nombre es Megan Bomgaars y estoy acá para ayudarlos con los chicos de su clase con o sin discapacidad. Voy a mostrarles cómo enseñarles a sus alumnos del modo correcto.
Soy una persona especial. Cuando fui a la escuela hice muchos amigos. Estuve en un aula común con un docente de apoyo. Aprendí con otros estudiantes en una aula común.
Fui porrista en la secundaria. Fui la primera porrista con síndrome de Down de mi estado (Nebraska, Estados Unidos). Mi equipo de porristas fue a las competencias estatales y pasó a las nacionales, donde ganamos el Premio Nacional al Espíritu Deportivo en Washington, DC.
Desde que terminé la escuela, fui modelo en el espectáculo de modas de la Fundación Global Down Syndrome. Y trabajé en en la Asociación Síndrome de Down de Mile High, donde ayudaba con los eventos. Ahora voy al Programa Bridge en Highlands Ranch, donde estoy aprendiendo oratorio pública.
Tengo muchas aptitudes, tengo muchos sueños. Lo que quiero pedirte es que ¡no me limites!
No me limites pensando que no puedo aprender en tu clase.
No me limites pensando que siempre voy a necesitar que alguien me ayude.
No me limites teniendo bajas expectativas sobre mí.
Incluime a mí y a todos tus alumnos en tu círculo del aprendizaje.
Cuando planificás tu clase, pensá que yo tengo las mismas necesidades que todos los estudiantes: todos necesitamos habilidades para la vida, para el trabajo.
Necesito que me enseñes habilidades más allá de lengua y matemática. Enseñame cómo aprender, enseñame cómo actuar. Pensá en qué voy a necesitar saber y poder hacer cuando termine la escuela. Ayudame a aprender a ser independiente en la clase. Ayudame a aprender a ser independiente con amigos. Ayudame a aprender a ser independiente y a tener seguridad cuando me desplazo cerca de la escuela. Enseñame a ser independiente para que pueda ser una adulta independiente.
Necesito trabajar de manera independiente y hablar por mí misma. No me limites enseñándome a depender de otros.
Enseñame respecto: porque el respeto se da y se recibe. Tené las mismas expectativas para mí que para los demás en tu clase. Enseñame cómo comportarme y cómo sobresalir en clase. No me limites convirtiéndome en la mascota de tu clase. Enseñame lo que esperás de mí. Poneme expectativas altas, no imposibles. Sabés que no es lo mismo.
Vas a aprender mucho de mí. Los buenos docentes enseñan y aprenden junto a sus alumnos. Te voy a enseñar mucho de vos mismo. Voy a enseñarle a tus alumnos acerca de las personas con discapacidad. Si no me limitás, vamos a enseñarle a nuestra escuela cómo ser una comunidad inclusiva.
Vos, mi docente, sos la persona que va a enseñarme energía, pasión, amor e independencia. Y yo me convertiré en una adulta con energía, pasión, amor e independencia. Por eso, por favor ¡no me limites!
Mi nombre es Megan Bomgaars. Gracias por tu tiempo. Que tengas un gran año lectivo.